La crisis actual como acelerador de la transformación digital

Por Hugo Polania Forero.

La crisis a nivel mundial que hemos sufrido durante los últimos dieciocho mes y agravada en nuestro país, en el último mes por las protesta a nivel nacional, ha impactado a las organizaciones y a las personas en todo sentido. Las empresas han tenido que revisar sus estrategias, su forma de vender, estructura de costos e ingresos y procesos de relacionarse con sus clientes, e incluso de su propuesta de valor, generando de esta crisis una oportunidad para enfrentar los desafíos mediante la transformación digital de las organizaciones.

Lo primero que observamos es que la crisis develó el nivel de madurez digital de nuestras organizaciones, que tan preparadas o adelantadas estaban en la ruta de la transformación digital, proceso que ha venido ocurriendo de manera sistemática durante los últimos años.

Las organizaciones y las personas han tenido que responder urgentemente a los cambios planteados por la crisis digitalizando sus procesos, ciberseguridad, trabajo en casa, cloud computing, IA, IoT, etc. aumentando su madurez digital, tratando en lo posible de igualar a la competencia líder en digitalización, sin perder de vista la futura recuperación económica. Aquellas que no lo logran se ven obligadas al cierre de sus operaciones.

Se requiere que las organizaciones mantengan sus ventajas competitivas, dando respuesta a los desafíos del día a día sin centrarse en ellos, es decir sin perder el foco en el futuro, Las siguientes 4 fases nos permitirán hacer frente a la crisis actual y garantizar la continuidad del negocio:

Reacción inmediata. La organización debe garantizar la continuidad del negocio, soportándose en herramientas tecnológicas que le permitan trabajo colaborativo y a distancia garantizando cubrir las necesidades del negocio.

Transformación digital. Sobreponerse al impacto inicial mediante un plan que acelere su transformación digital y las capacidades digitales de su capital humano, sin perder el foco de la recuperación futura.

Crecimiento. Crecer de la mano de la transformación digital, lograr la escalabilidad del negocio, agregar valor a productos y servicios, digitalizar los procesos, soportando este crecimiento en una planeación estratégica flexible.

Continuidad. El plan estratégico de reorganización debe identificar amenazas, analizar su impacto, generar estrategias de respuesta y testearlas.

Es difícil predecir un término de la crisis, pero lo importante es que los líderes de las organizaciones estén preparados para afrontar un futuro más digital, utilizando la sistematización de la innovación al interior de la organización como herramienta de crecimiento.

Noticias relacionadas