Por esto necesita una estrategia en tiempos de crisis

Por Hugo Polania Forero.

“Estrategia es la determinación de los objetivos básicos a largo plazo de una empresa, y la adopción de cursos de acción y la asignación de recursos necesarios para llevar a cabo estos objetivos “. Una de las definiciones clásicas de la estrategia empresarial que aunque tenga algo más de medio siglo sigue conteniendo los conceptos más importantes de lo que es la estrategia.

Determinar los objetivos básicos a largo plazo de una empresa funcional en entorno estables, cuando de alguna manera podemos predecir las condiciones del medio ambiente en un periodo de tiempo venidero. Pero hoy en día en medio de la crisis con un entorno cambiante, poco estable, esto no resulta tan fácil, no podemos plantar objetivos de largo plazo si ni siquiera tenemos certeza de lo que sucederá mañana, lo que de alguna manera cuestiona el tener un plan estratégico. Y, sin embargo, tiempos como estos son tiempos en los que la estrategia puede ser más necesaria que nunca. Para ver cómo y por qué, debemos observar más de cerca qué significa realmente la estrategia y cuál es el papel de la estrategia para las organizaciones.

Pero la planeación estratégica es más que esto, es un plan ágil, adaptable, re definible, flexible, y no necesariamente debe contener objetivos y metas a largo plazo, con el objeto de que permanezca ajustable a tiempos imprevisibles, aunque debemos lograr que las funciones importantes que tiene la estrategia para las empresas y revisar que puede hacer por las organizaciones en tiempos de crisis:

Hoja de ruta. La dinámica norma de los mercados y en especial durante las crisis, requiere decisiones rápidas y flexibles buscando competitividad, solo una estrategia definida y adaptada a la realidad, más allá de la crisis del momento, le permiten a la organización reaccionar de manera flexible y con la rapidez que exige el mercado.

Nos permite visualizar lo posible, lo previsible y lo preferible. Es vital visualizar la organización más allá de cualquier crisis. Las crisis, por definición, son eventos de corta duración, extraordinarios y no representativos. Claro que queremos responder a los elementos cotidianos, pero debemos visualizar el tiempo poscrisis de lo contrario podemos aumentar el impacto de la crisis en el futuro de la organización.

La búsqueda de la diferenciación. La diferenciación es un factor esencial en el desarrollo económico de la organización, permitiendo la ventaja sobre sus competidores, en tiempos difíciles los clientes son más selectivos, minimizan sus gastos y solo mantienen el consumo de aquellos productos y servicios que se vuelvan esenciales, que les brinden un valor agregado.

La búsqueda de estabilidad. Durante las crisis suelen surgir tensiones, desajustes, o desequilibrios financieros que rompen la estabilidad esperada. La estrategia busca ofrecer esa estabilidad cunado reina la incertidumbre.

Proporcionar contexto a nuestros productos. Tener un cuadro de referencia significa proporcionar un contexto al mercado que le indica que somos y cómo podemos ayudarle, las crisis desafían los contextos que damos por sentados y nos desconecta de nuestros clientes, pero debemos buscar con la estrategia fortalecer el marco de referencia de nuestros productos.

La Planeación estratégica genera alineación. La alineación estratégica contempla muchos factores como conocimiento, empoderamiento, bien estar, propósitos, sinergias, empatía, focalización, talentos del capital humano, etc. La alineación permite que los esfuerzo y talentos individuales se direcciones al cumplimiento de los objetivos misionales y de la plena satisfacción del cliente, las crisis pueden perturbar este ordenamiento y el papel de la planeación estratégica es restaurar de manera rápida la alineación para garantizar la continuidad de la organización.

Podemos concluir que la planeación estratégica no debe entregarnos planes de acción detallados, estables y de largo plazo ya que incluso en tiempos normales, nuestro entorno está cambiando demasiado rápido de manera imprevisible, y en tiempos de crisis como lo que hemos vivido este último año con la pandemia y los paros nacionales, las cosas se vuelven más imprevisibles, lo que implica que un plan a largo plazo y poco flexible no funciona.

Dicho de otra manera, la planeación estratégica debe ser un marco de referencia que permita a la organización permanecer centrada y enfocada en un panorama general.

Noticias relacionadas